Torneo de Candidatos de Ajedrez: Niepómniashi empata mientras sus tres perseguidores ganan | Actualidad del Ajedrez

Torneo de Candidatos de Ajedrez: Niepómniashi empata mientras sus tres perseguidores ganan | Actualidad del Ajedrez

Dommaraju Gukesh, de 17 años, mantiene muy viva su aspiración a una hazaña histórica tras arriesgar y ganar con las piezas negras al azerbaiyano Nijat Abásov. Los veteranos estadounidenses Hikaru Nakamura y Fabiano Caruana hicieron lo propio frente al francés Alireza Firouzja y el indio Gujrathi Vidit, respectivamente. Y el líder, Ian Niepómniashi, fue ultraconservador y empató tablas con blancas ante el indio Rameshbabu Praggnanandhaa. De modo que el ruso manda ahora junto a Gukesh y Nakamura, con Caruana al acecho a falta de dos rondas (sábado y domingo) en el Torneo de Candidatos de Toronto (Canadá). En el de Candidatas sigue la lucha entre las chinas Zhongyi Tan y Tingjie Lei.

Niepómniashi y Nakamura, ambos con las piezas blancas, eligieron la misma apertura (variante del cambio contra la Defensa Francesa) frente a Praggnanandhaa y Firouzja, respectivamente, para sorpresa y decepción de muchos aficionados, que a tres rondas del final de un Candidatos esperan que los líderes arriesguen. Ese planteamiento casi garantiza que las negras saldrán bien de la apertura, con un juego equilibrado, y deja claro que el jugador de las blancas no quiere arriesgar lo más mínimo, al menos en las dos o tres primeras horas de lucha.

¿Por qué lo hicieron? Probablemente porque son conscientes de que el talento de sus jóvenes rivales es enorme, al menos tan grande como el de ellos mismos, y que por tanto no cuentan con ventaja alguna en posiciones muy complejas que exijan una gran creatividad. En consecuencia, el terreno para aprovechar sus bazas es el de aburrirlos con un juego plano, a la espera de que puedan cometer errores o imprecisiones cuando la partida ya esté muy avanzada. De hecho, así se fraguaron sus victorias de la víspera: Nakamura ganó a Praggnanandhaa en una posición muy igualada donde el indio se empeñó en complicar y erró. Y Niepómniashi aprovechó la ambición excesiva de otro indio, Gujrathi Vidit, en la quinta hora de juego, cuando no había motivos sólidos para esperar una victoria del ruso.

Nakamura logró la oportunidad que deseaba: Firouzja no sabe jugar de otra manera que buscando la belleza y lo complejo, de modo que convirtió el tablero en un lío, pero en una posición donde las blancas carecían de grandes debilidades. Por tanto, las máquinas daban clara ventaja a Nakamura… siempre que jugase con la precisión de una máquina. No lo hizo, y Firouzja tuvo entonces su oportunidad para lograr una buena posición, y además bien compleja. Pero el Firouzja actual no es el portentoso adolescente de hace tres años, y omitió el orden preciso de movimientos, lo que derivó en una clara ventaja de Nakamura, casi decisiva.

Nakamura, en la sala de prensa tras su victoria sobre Firouzja
Nakamura, en la sala de prensa tras su victoria sobre FirouzjaMaría Emeliánova

Casi, pero el exceso de confianza es siempre un gran peligro, incluso para jugadores veteranos de élite como Nakamura, cuya seguridad en sí mismo raya muchas veces con la prepotencia en sus declaraciones o sus retransmisiones en directo. De pronto, cuando su victoria parecía coser y cantar, cayó en una trampa táctica que reducía su ventaja al mínimo. Sin embargo, Firouzja, muy desmotivado, es ahora una bomba de explosión impredecible, y cometió un error difícil de entender en un final de muy probable empate.

Por el contrario, Niepómniashi no logró nada y quedó algo peor porque Praggnanandhaa no es una cabeza loca como Firouzja sino un genio con una profundidad sideral en la comprensión de la estrategia, a pesar de que sólo tiene 18 años. Como dijo Judit Polgar en sus comentarios en directo: “Niepómniashi ha llegado a un tipo de posición que no quería, donde puede estar sufriendo durante horas si Pragg aprieta adecuadamente. Aunque es cierto que Niepo es un defensor durísimo”.

En efecto, el ruso se puso a la defensiva sin cometer error alguno. De hecho, fue el indio quien tuvo que bajar los pies a la realidad y admitir que su última oportunidad para ganar el Candidatos a los 18 años se estaba evaporando. Si seguía apretando la posición, corría un alto riego de perder. De modo que pisó el freno, y se firmó el empate que deja al doble subcampeón del mundo cerca de ganar su tercer Torneo de Candidatos consecutivo.

Pero no lo tendrá nada fácil porque sus tres rivales están muy motivados, y los emparejamientos son especialmente duros para el ruso, cuyos rivales serán nada menos que Nakamura y Caruana, quien se medirá el sábado con Praggnanandhaa. Y Nakamura el domingo con Gukesh, cuyo rival en la penúltima ronda será el impredecible Firouzja. En caso de empate a puntos, habrá desempate rápido el lunes.

La jornada fue muy rara en el Torneo de Candidatas. La colista, Nurgyul Salímova (Bulgaria) tuvo una posición claramente ganadora contra la líder, Zhongyi Tan (China), pero no logró convertirla en victoria. La 2ª, Tingjie Lei (China) no remató una posición con ventaja aplastante frente a la rusa Katerina Lagno. La india Humpy Koneru también empató una posición ganadora, frente a la otra rusa, Alexandra Goriáchkina. Y la ucrania Anna Muzychuk confirmó su pésima forma con otra derrota, ante la india Rameshbabu Vaishali (hermana de Praggnanandhaa). No cambia lo esencial: salvo catástrofe en las últimas dos rondas, la próxima retadora de la campeona, Wenjun Ju, será una de sus dos compatriotas.

Resultados (12ª ronda).-

Candidatos: Niepómniashi – Praggnanandhaa, tablas; Nakamura – Firouzja, 1-0; Abásov – Gukesh, 0-1; Caruana – Vidit, 1-0.

Candidatas: Lagno – Lei, tablas; A. Muzychuk – Vaishali, 0-1; Goriáchkina – Koneru, tablas; Salímova – Tan, tablas.

Clasificaciones.-

Candidatos: 1º-2º Niepómniashi, Gukesh y Nakamura 7,5 puntos; 4º Caruana 7; 5º Praggnanandhaa 6; 6º Vidit 5; 7º Firouzja, 4,5; 8º Abásov, 3.

Candidatas: 1ª Tan 8; 2ª Lei 7,5; 3ª-5ª Goriáchkina, Lagno y Koneru 6; 6ª Vaishali 5,5; 7ª-8ª Salímova y A. Muzychuk 4,5.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García