Materiales sostenibles que combaten el cambio climático en las ciudades del futuro | Sociedad

Materiales sostenibles que combaten el cambio climático en las ciudades del futuro | Sociedad

Las ciudades del futuro no pueden construirse ignorando los efectos, cada vez más contrastados desde el punto de vista científico, del cambio climático. Temperaturas extremas, precipitaciones desorbitadas, contaminación atmosférica o exposición a gases nocivos constituyen las principales amenazas para los edificios e infraestructuras del tejido urbano.

La multinacional Sika, especializada en productos químicos y presente en los sectores de construcción (edificación y obra civil) e industria (transporte, automoción, plantas de energía solar y eólica), apuesta por avanzar hacia un horizonte sustentado en la digitalización, la innovación y la industrialización para construir ciudades más eficientes, sostenibles y resilientes.

Sika es líder en la fabricación de materiales para el sellado, pegado, impermeabilización, reparación, refuerzo y protección de estructuras. Está presente en más de 100 países, con un total de 400 fábricas y más de 33.500 empleados. El principal objetivo de la multinacional es ofrecer soluciones sostenibles a constructores y promotores, que no solo cumplan con las especificaciones más exigentes de la construcción, sino que también mejoren la eficiencia y calidad en la fabricación.

La compañía ha hecho de la innovación y la sostenibilidad sus señas de identidad, factores clave para mejorar la durabilidad de los materiales. Gracias al uso de tecnologías cada vez más eficientes e invirtiendo grandes esfuerzos en una decidida apuesta por el I+D+I se han mejorado de forma progresiva los procesos de producción.

Sika, presente en más de 100 países, cuenta con 400 fábricas y más de 33.500 empleados

Mayor durabilidad

Sika cuenta con tecnología de vanguardia que le ha permitido desarrollar materiales de construcción, para edificios e infraestructuras, para que las ciudades del mañana sean saludables, seguras y sostenibles. Pero, además, son soluciones que perviven en el tiempo gracias a su especial durabilidad que les ayuda a ser más sostenibles a lo largo de todo su ciclo de vida.

Los desafíos ambientales de los próximos años exigen una impermeabilización de los edificios eficiente y novedosa, fundamental para una construcción segura y duradera.

Sika construye las ciudades actuales y del futuro con soluciones que aportan durabilidad, eficiencia y sostenibilidad.
Sika construye las ciudades actuales y del futuro con soluciones que aportan durabilidad, eficiencia y sostenibilidad.sika

Además, las ciudades del futuro demandan diseños audaces y creativos. En esta línea, la multinacional ha ampliado su gama de productos de fachada con acristalamiento estructural sostenible de alto rendimiento para ganar en iluminación natural. Sus últimas soluciones de adhesivos y selladores climáticos, con durabilidad comprobada, destacan por su resistencia a las temperaturas extremas y a los rayos UV. Gracias a los revestimientos de última generación para fachadas con efectos fotocatalíticos se reduce de forma drástica la contaminación ambiental mediante la eliminación de sustancias como el óxido de nitrógeno. Sika ofrece, además, soluciones de pavimentos de baja emisión imprescindibles para mejorar la calidad del aire interior en los edificios.

Para el año 2028, la compañía espera reducir sus propias emisiones de efecto invernadero en un 20% respecto a 2022

Conseguir que el hormigón tenga cada vez una menor huella de carbono es otra de las prioridades de la empresa. Empleando la innovadora tecnología reCO2ver, Sika ha conseguido mantener las propiedades de este material esencial en la construcción (es económico, sólido, duradero y fácil de trabajar) al tiempo que elimina sus efectos más contaminantes, reduciendo de manera significativa el contenido de clinker, material usado en la producción de cemento. Además, este avanzado proceso permite el reciclaje completo de residuos de demolición de hormigón y la captura de hasta 15 kg de CO₂ por tonelada de residuos.

El grupo facturó 11.200 millones de euros en 2023, con un 7,1% de crecimiento

En busca del Neto 0

En el centro de la estrategia 2024-2028 de Sika está la necesidad de reducir las emisiones de CO₂, contribuyendo al objetivo del Neto 0, así como defender los principios de una economía circular en la construcción. Edificar con criterios de durabilidad permite alargar la vida útil de las infraestructuras que se mantendrán mejor con el paso del tiempo, ya que dejarán de consumir nuevos materiales, con el ahorro de energía asociado a su extracción y transformación, lo que también supone una minimización del impacto ambiental (reduciendo la huella de carbono) y un mayor periodo de amortización financiera de la inversión.

Sika ha participado en el proyecto Valrec, cuya finalidad es incrementar la circularidad de los recursos minerales presentes en los residuos de la construcción y demolición. Para el año 2028, espera reducir sus propias emisiones de efecto invernadero en un 20% respecto a 2022, así como los volúmenes de residuos y de agua descargada por tonelada vendida en un 15% en comparación con 2023.

Ecodiseño a base de plástico 83% reciclado

Sika se suma a la economía circular con la transición a nuevos envases reciclados para sus principales gamas de materiales. Desde principios de año la multinacional ha comenzado a utilizar plástico 83% reciclado de postconsumo (procedente de otras industrias como la alimentaria o la cosmética) para el envasado de los productos químicos utilizados en la construcción y la industria en formato pasta y líquidos comercializados en cubos o garrafas.
Esta ambiciosa iniciativa se enmarca en la campaña “Calidad por dentro, compromiso por fuera”, con la que la empresa apuesta por reforzar el valor añadido del envase, siguiendo las directrices del ecodiseño, filosofía que promueve la creación de productos y servicios sostenibles que minimicen el impacto ambiental durante todo su ciclo de vida.