La Agencia del Medicamento alerta contra la venta del Ozempic sin receta médica en algunas farmacias | Sociedad

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) ha detectado la venta en algunas farmacias españolas de unidades sin receta médica de Ozempic, un medicamento indicado para la diabetes tipo 2, pero masivamente utilizado para adelgazar. “Es algo que va contra la normativa y susceptible de ser investigado por los servicios de inspección de las comunidades autónomas”, afirman a EL PAÍS fuentes del organismo.

En una nota publicada esta tarde, en la que hace seguimiento de los problemas de suministro que afectan a este medicamento, la agencia informa de que “se han detectado casos en los que se dispensan [unidades de Ozempic] sin la correspondiente receta médica”, lo que “puede dar lugar a las responsabilidades administrativas previstas en la legislación”. “Estos medicamentos no deben ser dispensados en ningún caso sin la correspondiente receta”, insiste la AEMPS en la nota.

Esta noticia coincide con el anuncio hecho este miércoles de que a partir del próximo 1 de mayo empezará a venderse en España el Wegovy, otro medicamento con el mismo principio activo que el Ozempic —la semaglutida, aunque a diferentes dosis—, pero en este caso indicado específicamente para la obesidad. El fabricante es en ambos casos el mismo: la farmacéutica danesa Novo Nordisk.

La venta sin receta de Ozempic es el último incidente que rodea a este medicamento desde que la demanda para comprarlo se disparó hace aproximadamente dos años por su efecto adelgazante. Tras 18 meses de tratamiento, la pérdida de peso del paciente se acerca al 15%.

Un primer problema sobre el que alertó la AEMPS es que más de la mitad de las unidades de Ozempic vendidas en España estaban fuera de la financiación pública (pautadas por médicos privados), lo que indica un uso masivo del fármaco fuera de indicación —una práctica que no es ilegal, pero que sí puede ser irregular administrativamente— para adelgazar, en lugar del tratamiento de la diabetes tipo 2, lo que causó importantes problemas de desabastecimiento.

Posteriormente, los mayoristas farmacéuticos alertaron sobre el acopio que algunas farmacias estaban haciendo del medicamento, muchas veces con el objetivo bienintencionado de asegurarse las dosis que necesitan sus clientes. “El acopio de Ozempic rompe la equidad en el acceso de los pacientes al tratamiento que necesitan”, alertó en febrero Matilde Sánchez Reyes, presidenta de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar).

La nota publicada este miércoles por la AEMPS informa de que este organismo “continúa realizando un estrecho seguimiento de la escasez de los medicamentos análogos del GLP-1 [como el Ozempic] en el mercado” y lamenta que “los pacientes con diabetes tipo 2 se siguen viendo afectados por estos problemas de suministro”.

La agencia insiste en la “importancia de prescribir [el Ozempic] solo a los pacientes con diabetes” e informa de que se siguen detectando “casos de prescripción para indicaciones no incluidas en ficha técnica”, en este caso para la pérdida de peso.

“Los medicamentos análogos del GLP-1 están autorizados para mejorar el control glucémico en el tratamiento de adultos con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) no suficientemente controlada con dieta y ejercicio”, recuerda la AEMPS, que admite que hasta ahora no ha logrado evitar el uso irregular del Ozempic. “A pesar de estas medidas [adoptadas] para paliar el impacto de la alta demanda de estos productos para el tratamiento de diabetes, los pacientes se siguen viendo afectados por los problemas de suministro que comenzaron a finales de 2022. Por eso, la AEMPS recuerda la necesidad de ajustar las prescripciones para priorizar el uso de estos tratamientos para el control glucémico de pacientes con diabetes mellitus 2, ya que las alternativas terapéuticas para estos pacientes pueden ser más complejas”.

La agencia, por último, avisa de que “los servicios de inspección comprobarán que se cumplen las instrucciones dadas en su prescripción y dispensación”.