Estados Unidos indemniza a las gimnastas víctimas de abusos de Larry Nassar por la negligencia del FBI | Deportes

Estados Unidos indemniza a las gimnastas víctimas de abusos de Larry Nassar por la negligencia del FBI | Deportes

Cuando la Oficina Federal de Investigación (FBI) recibió denuncias en 2015 y 2016 por los abusos sexuales cometidos por Larry Nassar, su reacción y su investigación fueron demasiado lentas. Eso permitió al antiguo médico de la Federación de Gimnasia (USA Gymnastics) de Estados Unidos y de la Universidad de Míchigan seguir aprovechándose de las víctimas antes de su detención. Este martes, el Departamento de Justicia ha anunciado que ha llegado a un acuerdo para pagar indemnizaciones a las víctimas por esa actuación negligente del FBI. Los acuerdos afectan a 139 demandas por un total de 138,7 millones de dólares (unos 130 millones de euros) que se distribuirán entre las demandantes.

A lo largo de casi dos décadas y hasta 2016, cuando fue detenido por el Estado de Míchigan, Nassar abusó sexualmente de cientos de víctimas bajo la excusa de realizar tratamientos médicos. Entre las víctimas de abusos en el mayor escándalo sexual del deporte estadounidense se encuentran las medallistas olímpicas Simone Biles, Aly Raisman y McKayla Maroney.

“Durante décadas, Lawrence Nassar abusó de su posición, traicionando la confianza de aquellos bajo su cuidado y supervisión médica mientras eludía la rendición de cuentas”, ha reconocido el fiscal general adjunto interino Benjamin Mizer, en un comunicado. “Estas acusaciones deberían haberse tomado en serio desde el principio. Si bien estos acuerdos no desharán el daño infligido por Nassar, nuestra esperanza es que ayuden a dar a las víctimas de sus crímenes parte del apoyo crítico que necesitan para seguir sanando”, ha añadido.

En julio de 2021, la Oficina del Inspector General del Departamento emitió un demoledor informe muy crítico con ciertos aspectos de la respuesta e investigación del FBI a las acusaciones contra Nassar. Durante más de un año, agentes del FBI en Indianápolis (donde tenía su sede la Federación) y Los Ángeles tuvieron conocimiento de las acusaciones contra Nassar, pero al parecer no tomaron ninguna medida, según reveló esa investigación interna.

En julio de 2015 Steve Penny, el presidente de la Federación de Gimnasia, acudió ante el FBI para denunciar a Nassar y dijo a los agentes que había tres atletas dispuestas a hablar con las autoridades para relatar las vejaciones. También dio a los investigadores un USB con fotos y vídeos de supuestos tratamientos que el médico realizaba a sus pacientes, la mayoría de ellas menores de edad. Los agentes apenas se interesaron en el caso. En septiembre escucharon a una de las víctimas, pero luego no tomaron declaraciones ni siguieron pistas durante más de ocho meses.

El director del FBI, Christopher Wray, pidió perdón en nombre de la agencia cuando habló con las supervivientes en una audiencia en el Senado en 2021. “Siento que tantas personas diferentes os hayan defraudado, una y otra vez”, dijo Wray. “Y lamento especialmente que hubiera gente en el FBI que tuvo su propia oportunidad de detener a este monstruo allá por 2015 y fracasó”.

Más de 1.000 millones

El nuevo acuerdo se suma a otros alcanzados anteriormente con otras organizaciones. En total, suman más de 1.000 millones de dólares en indemnizaciones a los cientos de mujeres que denunciaron a Nassar por abusar sexualmente de ellas bajo la excusa de un tratamiento para lesiones deportivas.

Más de 500 deportistas consiguieron en 2021 una compensación de 380 millones de dólares en un acuerdo con la Federación de Gimnasia, cuya cúpula también ignoró las denuncias del que fue el mayor escándalo de abuso sexual en el deporte estadounidense. La Universidad del Estado de Míchigan (MSU), que empleaba a Nassar, llegó en 2018 a un arreglo por 500 millones de dólares con 332 de las denunciantes.

Larry Nassar, en la vista de su sentencia de febrero de 2018.
Larry Nassar, en la vista de su sentencia de febrero de 2018.Rebecca Cook (REUTERS)

Los investigadores dijeron en 2016 que habían encontrado imágenes de abusos sexuales a menores y presentaron cargos federales contra Nassar. Por separado, la fiscalía general de Michigan tramitó las acusaciones de agresión que conmocionaron al mundo del deporte. El antiguo médico de la Federación de Gimnasia fue condenado en febrero de 2018 a una pena de entre 40 y 125 años de cárcel por los abusos sexuales cometidos contra deportistas. En enero ya había recibido otra condena de entre 40 y 175 años de cárcel por abusos a mujeres y en diciembre de 2017 fue condenado a 60 años por un delito de pornografía infantil.

“Estoy profundamente agradecida. La rendición de cuentas con el Departamento de Justicia ha tardado mucho en llegar”, ha dicho a la agencia AP Rachael Denhollander, de Louisville (Kentucky), que no forma parte del último acuerdo, pero fue la primera persona en dar un paso al frente públicamente y detallar los abusos a manos de Nassar. “La desafortunada realidad es que lo que estamos viendo hoy es algo que la mayoría de los sobrevivientes nunca ven. La mayoría de los sobrevivientes nunca ven la rendición de cuentas. La mayoría de los sobrevivientes nunca ven justicia. La mayoría de los sobrevivientes nunca obtienen restitución”, ha añadido.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.