El británico Jim Skea, nuevo presidente del IPCC, el máximo organismo científico sobre cambio climático | Clima y Medio Ambiente

El británico Jim Skea ha sido elegido este miércoles nuevo presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas, la organización científica de referencia para el seguimiento del calentamiento del planeta. Este profesor de Energía Sostenible en el Imperial College de Londres, de 69 años, ha sido designado en la quincuagésima novena (59) reunión que celebra este grupo de expertos en Nairobi (Kenia) en la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), tras imponerse a otros tres candidatos, el belga Jean-Pascal van Ypersele, la brasileña Thelma Krug y la surafricana Debra C. Roberts. En la votación final, el británico superó por 90 votos frente a 69 a Krug, antigua investigadora del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil.

“Estoy humilde y profundamente honrado de haber sido elegido”, ha asegurado Skea, que sustituirá en el cargo al economista surcoreano Hoesung Lee. “Como presidente, abordaré tres prioridades claves: garantizar la participación inclusiva y colaboración entre todas las regiones; promover el uso de la mejor y más relevante ciencia; y maximizar el alcance y el impacto del trabajo del IPCC a través del compromiso con los responsables políticos y otros stakeholders”, ha afirmado.

El IPCC es el órgano de las Naciones Unidas encargado de revisar la ciencia sobre el cambio climático. Creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), en realidad este grupo de expertos no realiza investigaciones propias. Al contrario, lo más interesante de esta organización es que su funcionamiento está basado en un proceso de evaluación entre cientos de académicos y representantes de los distintos países que deben consensuar cada vez el mejor conocimiento científico existente sobre el calentamiento del planeta, utilizando otros trabajos de investigación. Hoy en día, se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de la historia de ciencia colectiva.

Desde su creación, el IPCC ha realizado hasta ahora seis informes de evaluación del cambio climático, que han ido avanzando en el conocimiento que se tiene de este fenómeno. En el informe de síntesis de la última de estas grandes revisiones científicas, presentado el pasado mes de marzo, este grupo de expertos concluía que el cambio climático es “una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta” y que la “ventana de oportunidad” que la humanidad tiene para asegurarse “un futuro habitable y sostenible para todos” se “cierra rápidamente”.

En este sexto informe, que cubre tanto el seguimiento de la ciencia del problema como el estudio de las opciones para mitigar o adaptarse a sus impactos, el IPCC deja claro la responsabilidad de la especie humana en el calentamiento del planeta (fundamentalmente, por las emisiones generadas por el uso de combustibles fósiles) y la relación del incremento de las temperaturas con el aumento de fenómenos extremos como olas de calor, sequías o inundaciones.

Sobre el objetivo del Acuerdo de París contra el cambio climático para que el aumento de la temperatura media del planeta a finales de siglo se queda por debajo de los 2 grados y se consiga limitar a 1,5 grados, esta exhaustiva revisión científica estima que los actuales planes de los gobiernos llevarán a un incremento de la temperatura de 2,8 grados. Además, incide en que cada décima de aumento de la temperatura empeora los efectos de la emergencia climática. Aunque parece cada vez más complicado, para conseguir que la subida de temperatura se quede por debajo de 1,5 grados, las emisiones mundiales que causan el cambio climático deberían caer un 43% para 2030, un 60% para 2035 y un 84% para 2050. “Sin acciones de mitigación y adaptación urgentes, efectivas y equitativas, el cambio climático amenaza cada vez más los ecosistemas, la biodiversidad y los medios de vida, la salud y el bienestar de las generaciones actuales y futuras”, expone el informe.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

Los nuevos cargos elegidos en Nariobi, pues se han renovado todos los puestos de la cúpula de la organización además de la presidencia, deberán ocuparse de séptimo ciclo de evaluación.

En 2007, el IPCC recibió, junto al exvicepresidente de los Estados Unidos Al Gore, el premio Nobel de la Paz por su labor en la lucha contra el cambio climático.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal