Detenido un sacerdote en Málaga por sedar y agredir sexualmente a varias mujeres | Sociedad

Un agente de la Policía Nacional.europa press

La Policía Nacional ha detenido en Vélez-Málaga (Málaga, 83.899 habitantes) a un sacerdote de la Diócesis de Málaga por agredir sexualmente, al menos, a cinco mujeres a las que sedaba previamente. Todas pertenecen a su círculo cercano de amistades y no sabían que habían sufrido un delito sexual debido a las sustancias que su amigo les daba para dejarlas inconscientes. Éste, aprovechaba entonces para agredirlas sexualmente, grabar los hechos y luego guardarlos en un disco duro. La situación se ha repetido a lo largo de varios años en diferentes viajes, por lo que no se descarta la existencia de más víctimas, sobre todo en Málaga, Córdoba y Melilla, donde este varón, de 34 años, ha residido. Ya ha ingresado en prisión acusado, de momento, de cuatro agresiones sexuales y cinco delitos contra la intimidad. Fuentes del obispado malagueño han asegurado que están recopilando información para emitir un comunicado en las próximas horas.

Una mujer fue la que interpuso una denuncia durante el pasado mes de agosto ante la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de Melilla, donde el detenido se encontraba destinado hasta su traslado a Vélez-Málaga. Relató que en el piso que vivía junto a su pareja había hallado un disco duro y que al consultar el contenido encontró fotografías y vídeos en las que aparecía un hombre que realizaba todo tipo de prácticas sexuales a una serie de mujeres semidesnudas que parecían estar dormidas o bajo los efectos de algún sedante. Entonces pensó que los actos podrían no ser consentidos y, por ello, realizó una copia del disco que trasladó a los agentes de la comisaría melillense.

El equipo de la UFAM analizó el material gráfico y descubrieron que se repetía la presencia de un hombre que agredía sexualmente a mujeres que se encontraban inconscientes y que, además, hacía fotografías y vídeos de esos hechos. Los agentes consiguieron identificar a cinco de las víctimas y cuando les preguntaron sobre lo ocurrido, ninguna tenía noticia de ello. Todas manifestaron desconocer la existencia de las grabaciones y no eran conscientes de haber sufrido ningún delito sexual debido al estado de inconsciencia en el que se encontraban en esos momentos. Para conseguirlo, el hombre “habría suministrado a las víctimas algún tipo de sustancia que anulaba su estado de consciencia para poder llevar a cabo las agresiones sexuales”, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado. La investigación sirvió también para conocer que los ataques se habían realizado de manera continuada, en diferentes años y lugares, durante viajes de grupos de amigos del detenido.

Finalmente, hace unos días diversos agentes policiales pusieron en marcha un dispositivo en las cercanías del domicilio del agresor, que residía en Vélez-Málaga y donde finalmente se realizó su detención. En el registro de su domicilio se encontró diverso material tecnológico e informático que aún está pendiente de análisis, por lo que los investigadores no descartan que puedan encontrarse nuevas víctimas, sobre todo residentes de las ciudades en las que el hombre ha vivido: Melilla, Málaga y Córdoba. Tras ser puesto a disposición judicial, el juzgado decretó su ingreso en prisión preventiva.