De Alfonso Pérez Coliseum a solo Coliseum: el estadio de Getafe cambia de nombre tras las declaraciones del exjugador | Deportes

Dicho, y en menos de 24 horas, hecho. El Ayuntamiento de Getafe (Madrid) avanzó anoche que estudiaba cambiar el nombre a su estadio municipal, llamado Coliseum Alfonso Pérez y en el que juega el equipo local gracias a una concesión por 40 años, tras unas declaraciones machistas sobre la selección femenina de fútbol por parte del exfutbolista. El consistorio, que dirige la socialista Sara Hernández, ha tratado este martes el asunto con el club y ambas partes han decidido dejarlo en Coliseum, a secas. En un comunicado difundido a primera hora de la tarde, el Ayuntamiento explica que el estadio “pasará a denominarse únicamente Coliseum” por unas palabras que han sentado muy mal al Consistorio, a los vecinos, a los aficionados y al propio club. Al otorgar la concesión, el Ayuntamiento se reservó el derecho a decidir sobre el nombre del estadio y estableció que este debería cumplir “unos mínimos valores de convivencia”.

En declaraciones a este periódico, Hernández explica que el anuncio se formalizará en la siguiente Junta de Gobierno y que en los próximos días los aficionados verán “cómo los operarios descuelgan las letras Alfonso Pérez del estadio”. A la alcaldesa le parece que, en estos días en los que se están “removiendo conciencias” y se están dando “pasos importantes en favor de la igualdad desde el mundo del deporte”, Alfonso Pérez “no es el nombre idóneo para una instalación como el Coliseum”. La alcaldesa se muestra “muy triste” ante declaraciones como estas, “que provienen además de alguien que es campeón olímpico, el deportista más laureado del municipio, cuando los valores del olimpismo son la igualdad, el respeto, la solidaridad…”.

En una entrevista publicada el lunes en El Mundo, Pérez, nacido en Getafe y que jugó en el Real Madrid, Betis, Barça y Olimpique de Marsella, llegó a decir que “no puede ser equiparable para nada el fútbol femenino y el masculino porque todo va en función de los ingresos que generes y de la repercusión mediática” y que las “obligaría a besar la bandera española para saber que defienden con honor y honestidad la camiseta de su país”. “Eso, lo primero y luego ya protestas por lo que quieras. Me parece bien que pidan lo que consideren, pero la selección está por encima de todo”, agregó, en referencia al plante de parte de las futbolistas tras el caso Luis Rubiales.

“Seguro que hay deportistas de otros deportes a las que les gustaría cobrar como las jugadoras de la selección femenina y no pueden, como a mí me gustaría cobrar lo de Cristiano Ronaldo, pero no puedo. Es lo que hay. Cada uno tiene que saber dónde está. No se pueden quejar de lo que es el fútbol femenino. Ha evolucionado, pero deben tener los pies en el suelo y saber que no se pueden equiparar en ningún sentido con un futbolista hombre”, dijo en la entrevista el que fuera delantero de la selección española en los noventa, en la que admitió tener “una opinión bastante discrepante respecto a la mayoría con todo lo que está ocurriendo”.

La regidora, que adelantó anoche en El Larguero de la cadena SER su intención de eliminar el nombre del exjugador, recuerda a Pérez que “el fútbol femenino sí tiene de qué quejarse”. “Se están investigando presuntas agresiones sexuales, posibles extorsiones y han tenido que hacer huelga para luchar por un convenio colectivo”, le recuerda. Para la alcaldesa, mensajes como este son “muy negativos para las niñas que sueñan con ser futbolistas”.

Hernández está escandalizada con sus palabras, que le llevan a preguntarse dónde ha pasado Pérez los últimos meses y hasta las últimas décadas. “En un momento de la entrevista dice que le parece ‘muy bien las mujeres tengan su espacio’… es que el espacio es el mismo y es de todos nosotros, de ellos y de ellas, lo que queremos es igualdad. También opina que le parece ‘muy bien que las mujeres tengan sus derechos’, hombre, es que aquí no hay derechos de unos y de otros, es que la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice que somos iguales y tenemos los mismos derechos”, le responde. “Es del siglo pasado discutir esto, pensaba que, con todo lo que está sucediendo, se estaban dando avances sociales y estas declaraciones de personas que tienen esta proyección social y poder de convocatoria son muy graves, un despropósito absoluto”, añade.

Hernández subraya que, “esta no es una decisión unilateral de una alcaldesa feminista, sino que está consensuada con el club y con la Federación de Peñas del Getafe”, que el martes consideró “muy desafortunadas declaraciones de una persona cuyo nombre se vincula al Getafe”. “Las campeonas del mundo luchan por unas condiciones dignas, que no se les facilitan, y por el futuro de nuestro fútbol”, afirmó en un comunicado la representación de la afición. “El club está completamente de acuerdo con el Ayuntamiento y las peñas en que el nombre no se podía sostener”, añade Hernández.

Para el consistorio, el exfutbolista traslada “la idea del fútbol como mero negocio económico” y “minimiza los logros obtenidos por las actuales campeonas del mundo dentro y fuera de los terrenos de juego”. Frente a ello, subrayan “la necesidad de preservar los valores positivos que emanan del deporte de base, que el club fomenta con su escuela y la ciudad, a través de más de 30 escuelas deportivas”.

¿Y por qué no se ha aprovechado la ocasión para rebautizarlo con el nombre de una deportista ilustre? Por dos razones, una porque el Ayuntamiento considera que no es el momento, que ahora hay que “guardar serenidad y esperar”. Y dos, porque “de acuerdo con los términos de la concesión, el Getafe puede incluir un patrocinio al nombre Coliseum, como sucede en el resto de equipos de todo el mundo”. Una vez el club se añada patrocinador, “no se descarta” estudiar la conveniencia de añadir un tercer nombre al estadio. El Ayuntamiento recuerda en este sentido que en la Junta de Gobierno de la semana pasada se acordó bautizar Jenni Hermoso a la ampliación del polideportivo del barrio de El Bercial.

Con 16.500 asientos e inaugurado en septiembre 1998, el estadio, en el que nunca llegó a jugar Pérez, que tampoco vistió jamás la camiseta local, ha vivido varias ampliaciones. La última será una remodelación integral cuyo proyecto sigue ultimando el club para presentarlo al Ayuntamiento. Las obras comenzarán en marzo o abril y supondrán tapar el foso que rodea al terreno de juego, ampliar el aforo en 3.000 localidades y techar todo el espacio ―ahora solo tiene techo un lateral― y 69 palcos VIP.

Antes del pronunciamiento del futbolista, la idea ya era cambiarle el nombre. “Mi objetivo es hacer el campo, cerrarlo, terminarlo, cambiarle el nombre y que venga otro a hacerlo mejor”, declaró Ángel Torres, presidente del Getafe, el pasado junio al presentar el proyecto. “El presidente, y una buena parte de la afición, consideraban que el nombre no era adecuado, porque Pérez no vive en el municipio y solo había pisado el estadio el día de la inauguración”, contextualiza la alcaldesa. El Getafe juega allí desde el estreno de las instalaciones, cuando estaba en Segunda B. En este estadio, el equipo madrileño ha vivido grandes logros: dos ascensos a Segunda División, un ascenso a Primera, la clasificación para dos finales de Copa del Rey y unos cuartos de final de la Copa de la UEFA.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites